Logística de último kilómetro en comercio internacional

En esta entrada vamos a explicar la logística de último kilómetro o última milla en comercio internacional.

La logística de último kilómetro o última milla se refiere a la etapa final de la cadena de suministro, donde los productos se entregan desde un centro de distribución o almacén hasta el cliente final.

Este concepto se ha hecho popular debido al auge del comercio electrónico como canal de venta, y su complejidad es debida a que este tipo de venta no dispone de establecimiento para mostrar y almacenar los productos como si tiene el comercio tradicional.

En el contexto del comercio electrónico internacional, con plataformas internacionales como Amazon o Aliexpress, esta etapa se vuelve aún más compleja debido a los desafíos adicionales que implica el envío de mercancías a través de fronteras.

Desafíos de la logística de última milla en el comercio internacional:

Complejidad aduanera: En el comercio electrónico, el tiempo de entrega supone una variable crítica.lLos trámites aduaneros pueden agregar tiempo y costos significativos al proceso de entrega, especialmente para envíos que cruzan múltiples fronteras.
Infraestructura desigual: La logística de último kilómetro no es igual en todos los países. La infraestructura y servicio tienen diferentes niveles de desarrollo lo que afecta la eficiencia de las entregas.
Visibilidad limitada: En ocasiones rrastrear y monitorear los envíos de último kilómetro en tiempo real puede ser complejo, especialmente cuando se utilizan múltiples proveedores de servicios logísticos.
Expectativas del cliente: Los consumidores internacionales esperan entregas rápidas, convenientes y asequibles en cualquier punto de un país, esté aislado o tenga un dificil acceso.

Logística de último kilómetro en comercio internacional


Estrategias para optimizar la logística de última milla en el comercio internacional:

Negociar tarifas de envío: Las empresas pueden buscar acuerdos con proveedores de servicios de envío para obtener tarifas competitivas y reducir costos.
Consolidar envíos: Combinar varios envíos pequeños en uno más grande puede ayudar a reducir los costos de transporte y agilizar el proceso de despacho de aduana.
Utilizar almacenes locales: Almacenar productos en un país de destino puede agilizar las entregas y reducir los costos de aduana e importación.
Ofrecer opciones de devolución: Ofrecer una política de devolución clara y sencilla puede ayudar a reducir las devoluciones y los costos asociados.
Asociarse con proveedores de logística locales: Asociarse con proveedores de logística locales que tengan experiencia en el manejo de envíos transfronterizos puede ayudar a garantizar entregas eficientes y confiables.


Utilizar tecnología: La tecnología puede ayudar a las empresas a rastrear y monitorear los envíos en tiempo real, optimizar las rutas de entrega y gestionar las devoluciones.
Ser flexible: Las empresas deben ser flexibles y adaptarse a los diferentes requisitos y regulaciones de cada país de destino.
Al implementar estas estrategias, las empresas pueden optimizar sus operaciones de logística de última milla en el comercio internacional, mejorar la satisfacción del cliente y aumentar sus ganancias.

Si quieres leer otras entradas de este blog puedes hacerlo a través del siguiente enlace El blog del canal